Autora
Diccionario
Libros
Peliculas
Entrevistas
Dibujante
Enlaces
Videojuegos
Juegos
Humor
Recomendados

El profeta
Quidditch
Lugares
Ministerio
Criaturas
Hechizos
Plantas
Lado Oscuro
Comidas
Objetos
Transportes  
Tipos de magos
Varitas

A puro fans
Compras
Foro
Fan Fics
Fan Arts
Señaladores
Downloads
Adopciones

Webmaster
Libro de Visitas
Colabora
Sobre la web
Staff
Mapa del Sitio
Afiliadas

 

 

CAPÍTULO 13

ACCIDENTES CASUALES

 

Harry estaba a las puertas del campo, con su saeta de fuego en la mano. Miraba al suelo, pensativo. ¿Cómo podía hacer las paces con Catherine?, el no iba a dar el primer paso ya que ella se enfadó sin motivo aparente.

-Harry, ¿en qué piensas?.

-No...en nada, George.

-Te preocupa el partido, ¿verdad?. No pienses en eso; al menos, Aniston se ha ofrecido a ayudarnos.

-Sentimos el retraso.-dijo Katie apareciendo detrás de ellos junto a Catherine quien llevaba al fin puesto el uniforme del equipo- ¡Que comience el partido!.-añadió con una sonrisa mientras salían al campo.

-Capitanes, dense la mano.-dijo la señora Hooch observando a todos los jugadores. Flint, capitán del equipo de Slytherin, le dio la mano a Katie mientras ambos se echaban miradas fulminantes- Quiero un partido limpio y justo.-entonces, la profesora Hooch pitó mientras lanzaba la quaffle y todos los jugadores se esparcían por el campo.

Harry sintió como una ola de energía lo inundaba, era hermosa la sensación de volar en la escoba. Miró a su derecha y vio como Catherine propinaba un golpe a la bludger lanzándola contra Adrián Pucey evitando que marcara un gol.

-"La verdad es que juega bastante bien"-pensó Harry mientras se agachaba para evitar que una bludger le diera en la nuca. A la vez, intentaba escuchar a Jordan a través del jaleo y el silbido del viento que azotaba en sus oídos.

-"Katie tiene la quaffle, se la pasa a Angelina que sobrevuela el campo y...¡Ay!, Marcus Flint casi la tira de la escoba, este se apodera de la quaffle y esquiva a Spinnet quien ha estado cerca de arrebatársela, tira...¡Y GOL DE SLYTHERIN!"-dijo con desgana.

Harry seguía sobrevolando el campo sin encontrar rastro de la snitch. Miró a Colin, parecía estar muy decaído ante aquel gol; y vio como Catherine se acercaba a él y le dirigía algunas palabras provocando que sonriera.

-¡HARRY!.-le gritó Angelina señalando al otro lado del campo. Allí, Draco Malfoy, se abalanzaba sobre un pequeño punto dorado. Sin pensarlo dos veces, se agachó sobre su escoba y salió disparado como una bala hacia la brillante snitch. Poco a poco se aproximaba, estaba a la altura de Higgs y...

-¡CUIDADO!.-oyó Harry segundos antes de que una Bludger pasara por entre sus cabezas desviando su rumbo y perdiendo ambos de vista a la snitch. Harry se incorporó y entonces escuchó la voz de Catherine- ¡HARRY!.-vio que esta se situó delante suya segundos antes de que la bludger le golpeara en la cara- ¡Corre a por la snitch!.-le gritó mientras se alejaba rápidamente hacia Colin para evitar que la otra bludger le distrajera de la quaffle.

Entonces la vio, la brillante snitch aleteaba unos metros debajo suya. Malfoy, tras dedicarle una odiosa mirada, se abalanzó sobre ella al mismo tiempo que él. Alargó la mano apartando el codo de Higgs y sintió la fría snitch en su mano. El estadio se inundó de aplausos mientras el sobrevolaba el campo alzando su brazo triunfante con la snitch en su puño.

Cuando frenó vio algo que le heló la sangre: las dos bludgers se dirigían directamente hacia Catherine quien no se había percatado de la presencia de las dos bolas.

-¡¡¡CATHERINE!!!.-chilló pero no lo hizo a tiempo. Una bludger le golpeó en el pómulo derecho mientras que la otra le rompía el brazo izquierdo. La fuerza fue tan grande que consiguieron tirar la de su escoba.

Harry soltó la snitch y bajó en picado hacía Catherine. Alargó el brazo y consiguió sujetarla de la cintura a escasos metros del suelo para poder elevar la escoba y descender suavemente por el campo. Dejó la escoba a un lado y la ayudó a sentarse sobre el suelo. Esbozaba una mueca de dolor mientras un hilo de sangre sobresalía de su boca. Su brazo estaba en un ángulo extraño.

-¡Harry,¿qué ha pasado?!.-gritó Ron cuando todo el estadio se acercó a ellos.

-Las bludgers se abalanzaron sobre ella a la vez.

-¡Dejad paso, dejad paso!.-gritaron la profesora Mcgonagall y la señora Pomfrey abriéndose paso entre la multitud.

-Vamos Aniston...-dijo la señora Pomfrey mientras la ayudaba a levantarse-...vamos a la enfermería.

 

-Esto no es una casualidad...-dijo Harry cuando volvieron a la torre.

-¿A qué te refieres?.-preguntó Hermione.

-A las bludger...estaban manipuladas, seguro.

-Harry tiene razón...-añadió Ron dejándose caer en el sillón-...las bludgers siempre van por separado, nunca atacan a un mismo jugador a la vez, y menos de la forman en que lo han hecho.

-Le pegaron tan fuerte que la derribaron.-dijo Hermione pensativa.

-Hola.-dijo Catherine entrando a la sala junto a Neville. Las rodillas ya no las llevaba vendadas sino el brazo y en el pómulo derecho resaltaba un moratón.

-¡Aniston!.-dijo Fred quien ya había salido de la enfermería- Jugaste estupendamente.

-Gracias...supongo que tu jugarás mejor que yo.-le dijo sonriente.

-Aniston...-dijo Hermione aproximándose junto a Harry y Ron-...¿cómo estás?.

-Mejor...-y señalándose el moratón añadió- ...aunque esto me durará unos días.

-Menos mal que Harry se dio cuenta y te sujetó antes de que te estrellaras.-añadió Neville.

Catherine y Harry se miraron al mismo tiempo, en silencio, durante unos segundos y entonces dijo:

-Harry, ¿puedo hablar contigo...a solas?.-añadió mirando a los demás quienes se marcharon mirándoles por el rabillo del ojo- Harry...yo...-dijo frotándose las manos nerviosamente-...yo...lo siento.-Harry la miró sorprendido- No debería haberte dicho eso...la otra noche.

-No tiene importancia.

-¿Estás...seguro?.-dijo mirándole con ojos brillantes.

-Si...no pasa nada.

-¡Me alegro!.-dijo sonriendo de oreja a oreja- Estaba preocupada...pensé que no...

-¡Olvídalo!.-dijo sonriéndole. Entonces ella le cogió del brazo y se unieron a los demás.

 

-¡Por fin llegaron las vacaciones!.-dijo Ron dando saltos por los pasillos.

-Se han marchado casi todos.

-Sssh...escuchad.-dijo de pronto Hermione.

Los tres agudizaron el oído y oyeron una especie de forcejeo; caminaron intentando saber que ocurría. Cual fue su sorpresa al ver a Catherine y a Malfoy peleando. Se escondieron tras la pared escuchando todo lo que decían.

-Tuviste suerte...-dijo Malfoy inmovilizando a Catherine contra la pared-...lástima que mis bludgers no te aplastaran el cráneo.

-Así que eran tuyas...-dijo ella intentando soltarse haciendo que Malfoy se aproximara más a ella y le apretara las muñecas con más fuerza. Intentó darle una patada pero no lo logró. Malfoy se aproximó tanto a ella que su nariz tocaba la suya, clavando sus fríos ojos en los de ella.

-¿Por qué tu?,¿por qué justamente tu?...podría quemarte la cara al igual que hice con tus rodillas...¿por qué no te unes a tu padre, a su clan?.

-¡Nunca!.

-No hagas que me enfade...-Harry oyó a Catherine emitir un pequeño gemido de dolor, Malfoy le estaba clavando sus uñas en las muñecas- ¿Te crees que por ser hija del señor tenebroso puedes hacer lo que te plazca?. Tu "papá" quedó muy decepcionado al saber que caíste en Gryffindor.

 

Harry miró a Ron y a Hermione quienes pusieron una cara que parecían que les acababa de anunciar el fin del mundo.

-¿Ella es...es...es...-tartamudeó Ron con los ojos como platos.

-Pe-pe-pero es...impo-po-posible.

-¡¡¡Aaaah, me haces daño, suéltame!!!.

-¡Malfoy!.-gritó Harry saliendo de su escondite y fulminando al joven.

-Vaya Potter...¿lo has oído?.-dijo con una picarona mirada.

-Yo ya lo sabía Malfoy, suéltala.

-¿Y ellos también lo sabían?.-dijo observando a Ron y Hermione quienes también aparecieron detrás de Harry- Por la cara que tienen parece que no.

Harry vio como Catherine miraba a Ron y Hermione con los ojos como platos, con desesperación. Entonces, Malfoy la soltó.

-Hay tienes, a tu amiga...que os vaya bien.-dijo caminando hacia las mazmorras. Ron intentó sacar su varita.

-No Ron.-le dijo Hermione sujetándole del brazo- Tendremos problemas.

 

Los tres miraron a Catherine quien mantenía su vista clavada en el suelo mientras se frotaba las muñecas sin saber que pensar, que hacer y que decir.

 

 

CAPÍTULO 14

BAILE DE NAVIDAD

 

Un incómodo silencio se produjo entre los cuatro. Harry, Ron y Hermione observaban a Catherine, con la cabeza baja y frotándose sus muñecas.

-Ca-Catherine...-comenzó Hermione pero una voz la interrumpió.

-¿Qué está pasando?.-exclamó el profesor Lupin quien acababa de aparecer tras ellos- ¿Hay algún problema?, he escuchado ruidos.

-No...nada, profesor.-dijo Hermione con una nerviosa sonrisa.

-¿Seguro?.-insistió mirando las muñecas de Catherine en las cual tenía aún las marcas de las uñas de Malfoy.

-Seguro profesor.-dijo ella con indiferencia ocultando sus manos- Solo estábamos hablando.

-Si, de lo que...nos iban a regalar por navidad ¿eh?.-añadió Ron todo lo deprisa que pudo.

-Bueno...-dijo con una sonrisa- ...aún así, no deberíais ir solos por el pasillo; os acompañaré hasta vuestra casa.

 

Durante el camino apenas se dirigieron alguna palabra.

-¿Tan incómodos estáis conmigo que no podéis seguir hablando?.-les preguntó Lupin mirándoles por encima de su hombro.

-No, solo es...que...-a Harry se le habían acabado las excusas, se le había quedado la mente totalmente en blanco.

-Ahora que lo pienso...-les interrumpió (Harry estaba casi seguro de que lo hizo aposta)- ...casi se me olvida daros esto.-dijo sacando un pergamino de su túnica cuando llegaron ante la Señora Gorda- Es el anuncio del baile de Navidad, me gustaría que lo colgarais en vuestro tablón.

-El baile...¿de qué?.-exclamó Ron perplejo.

-Pues el baile de Navidad; los profesores llegamos, aunque siempre hay alguno que no va por la labor...-añadió mostrando una mueca de decepción-...al acuerdo que sería bastante divertido organizar un baile como el curso pasado según tengo entendido.

-Si, hubo un baile.-dijo Harry con resentimiento. Aún se acordaba de cuando Cho no fue con él y ella se había marchado a su casa- Pero fue todo el colegio.

-Ya lo se, pero con menos gente no será tan alborotador.-respondió sonriente- El baile será pasado mañana así que...buscaos una buena pareja.

 

El profesor Lupin les guiñó el ojo y los cuatro no pudieron evitar sonreírle.

-¡Profesor Lupin!.-le llamó una voz a su espalda. Se giró y vio que se trataba de la profesora Tarou- Por fin le encuentro...hola, no os había visto.-saludó a Harry y a los demás- ¿Interrumpo algo?.

-No, no te preocupes; ¿para qué me querías?.

-Me gustaría que termináramos de corregir los exámenes.-y sujetando al profesor de la manga les dijo a Harry y a los demás- ¿Importa si os lo "robo" un momentito?.-preguntó con un guiño.

-No, claro que no.-respondió Hermione.

-Por cierto Granger...-rebuscó en su carpeta llena de libros y sacó un pequeño cuaderno azul y se lo entregó- Encontré esto en el aula...creo que es tuyo.

 

Harry vio que Hermione se sonrojaba mientras cogía el cuaderno. Con la mano procuraba que no se viera el título.

-Pe-pe-pero...

-No lo he leído, tranquila.-respondió de forma afable- Bueno, si os molesta, me lo llevo. Nos veremos en el baile.-se despidió mientras se llevaba al profesor Lupin a rastras.

Harry, Ron y Hermione no pudieron evitar reírse al ver como el profesor Lupin replicaba para que la profesora dejara los exámenes para otro día.

-"Floréal fionn".

-¡Catherine!.-la llamó Hermione pero ella ya había entrado en la torre.

-Deberíamos hablar con ella.-dijo Ron frotándose las manos nerviosamente- Aunque sea...bueno, eso...debemos de dejarle claro que no debe ocultarlo.

-Deberías conocer toda su historia.-dijo Harry sin pensar pero después se arrepintió.

-¿Tu lo sabías todo?.-exclamó Hermione con los ojos como platos- ¿Por qué no nos lo dijiste?.

-No puedo ir contando esas cosas por ahí.-dijo casi entre dientes por si había alguien cerca- Su vida...todo lo que ha pasado debe contarlo ella.

 

Toda aquella tarde intentaron por todos los medios hablar con ella pero Catherine los evitaba. Estaba siempre al lado de Neville o de algún profesor. Intentar decirle algo era casi como intentar trepar por la pared. Pero todos sus esfuerzos tuvieron su recompensa.; cuando ella iba a subir a la habitación para dormir consiguieron pillarla desprevenida.

-Catherine, queremos hablar contigo.-dijo Hermione bastante flojo por si les escuchaba alguien.

-¿De qué?.-contestó nerviosa.

-Sabes sobre lo que es...¿por qué no nos dijiste algo así?.

-¿Por qué Weasley?.-respondió mirando al suelo- Para que queríais saberlo, ¿para dejarme tirada antes?, ¿para coger me miedo y no haber estado cerca mía tanto tiempo?.-durantes unos segundos reinó el silencio entre los cuatro.

-¿Cómo puedes ser tan negativa?.-exclamó de pronto Harry- Ron y Hermione nunca harían algo parecido.-Catherine elevó la cabeza y les miró.

-Catherine...cuéntanos todo lo que pasó.-Catherine miró a Hermione y a Ron sucesivamente.

-Por favor.

 

Catherine los observó en silencio durante unos segundos y suspiró.

-Todo empezó...en el orfanato, cuando descubrí que era una bruja...

 

Harry permaneció en silencio mientras ella narraba su historia. Vio que Ron y Hermione estaban ligeramente pálidos cuando ella acabó.

-Es increíble...-exclamó Hermione.

-¿Entonces Malfoy fue quien te quemó las rodillas?.-preguntó Ron desconcertado- Deberías habérselo dicho a Mcgonagall.

-Son demasiadas explicaciones.-dijo secamente- No para de perseguirme, allá donde vaya, siempre me está recordando quien soy, que mi padre está esperándome allí afuera. Está esperando a que yo me una a él.

-Pero tu no quieres...¿verdad?.

-¡Por supuesto que no Weasley!.-chilló con los ojos brillantes- Jamás seré como él, eso nunca...Con todo el daño que ha hecho...antes muerta.

-Pues no tienes porqué preocuparte.-dijo Harry adelantándose y le extendió la mano- Estamos en el mismo bando, tu luchas contra Voldemort como todos nosotros.

-Si estás en su contra da igual quien diablos sea tu padre.-añadió Ron.

-Si estamos unidos podremos contra él.-terminó Hermione.

Catherine les sonrió nerviosamente y estrechó la mano de Harry. Por primera vez en mucho tiempo se sentía segura.

-¿Qué os parece si nos vamos a dormir?.-dijo Hermione estirando los brazos mientras bostezaba- No se vosotros pero yo estoy molida.

-La verdad es que yo también estoy que me caigo.-añadió Ron frotándose el hombro- estamos en Navidad y nosotros trasnochando cuando podemos dormir todo lo que queramos.

-Mira que eres holgazán.-le dijo Catherine riéndose.

-Buenas noches.-dijo cuando el y Ron se dirigían hacia las escaleras.

-Harry...¿puedo hablar contigo antes de que te vayas?.-le preguntó Catherine tirando le de la manga.

-Er...bueno si...supongo.-dijo mirando por el rabillo del ojo a Ron. Catherine lo arrastró hasta una parte de la sala común donde no les escuchaba nadie- ¿Qué querías?.

-En primer lugar...gracias.-le dijo sonriente- Muchas gracias por no haber contado nada, ni si quiera a Ron y Hermione.

-¿Ahora les llamas por el nombre?.

-Bueno...creo que después de esto puedo hacerlo ¿no?.-dijo encogiéndose de hombros.

-Mujer, pues claro.-entonces Catherine le abrazó y le besó en la mejilla-Ca-catherine...

-Gracias Harry, de verdad.-le miró fijamente a los ojos, Harry sentía que le ardía la cara- Eres como un hermano...como me gustaría que lo fueras.- al fin se soltó y Harry suspiró aliviado. No estaba acostumbrado a que lo abrazaran así. Ya estaba dispuesto a irse a la cama cuando Catherine le llamó:

-Oye Harry...-le llamó desde las escaleras.

-¿Si?.

-Quería preguntarte...¿quieres venir al baile conmigo?.-Harry la miró estupefacto- ¿Qué pasa?, ¿tienes pareja?.

-No, no tengo.

-¿Entonces?.-le dijo insistente.

-Bueno...vale.-respondió. De todos modos, Cho no estaba así que no se lo podía pedir.

-¡Ah genial!. Nos vemos mañana.-y subió las escaleras a toda velocidad mientras Harry la observaba pensando lo mismo que ella por primera vez: le gustaría que fuese su hermana.