Autora
Diccionario
Libros
Peliculas
Entrevistas
Dibujante
Enlaces
Videojuegos
Juegos
Humor
Recomendados

El profeta
Quidditch
Lugares
Ministerio
Criaturas
Hechizos
Plantas
Lado Oscuro
Comidas
Objetos
Transportes  
Tipos de magos
Varitas

A puro fans
Compras
Foro
Fan Fics
Fan Arts
Señaladores
Downloads
Adopciones

Webmaster
Libro de Visitas
Colabora
Sobre la web
Staff
Mapa del Sitio
Afiliadas

 

 

CAPÍTULO 23

EN EL MISMO BANDO

 

Estuvieron durante toda la tarde discutiendo sobre lo que había ocurrido con el padre de Malfoy incapaz todavía de hacerse a la idea. Estaban Harry, Ron, Hermione, Nicole, Catherine y Neville sentados en el mullido césped.

-Pero era uno de sus seguidores más fieles...-insistió Ron.

-Eso a él no le importa.-respondió Catherine mirando pensativamente al suelo-La cuestión era que nos había dejado marchar...supongo que, para él, era un error muy grande.

-Seguro que se enfadó, sobre todo, porque por segunda vez, Harry Potter había salido airoso tras su encuentro.-añadió Nicole con picardía.

-Es increíble que exista alguien tan inhumano.-susurró Hermione desconcertada.

-Pero...-dijo Neville tímidamente-...¿por qué es así?...

-Ni idea, pero...-Catherine miró hacia el cielo-...creo que es...porque está solo.

-¿Qué está solo?.-exclamó Harry sorprendido.

-¿Pero eso que tiene que ver?.-dijo Ron con una mueca de extrañeza.

-Si algún día te sientes completamente solo...lo entenderás.-le contestó ella sin apartar la vista del cielo, como si encontrara algo interesante en él.

-¡Hey, mirad!.-exclamó Hermione-Es Malfoy.

 

Harry y los demás siguieron su mirada y observaron a Malfoy, de espaldas, sentado frente al brillante lago. Realmente, según pensó Harry, no parecía el mismo desde esa mañana. Su pelo, siempre bien peinado, estaba alborotado y estaba con la cabeza oculta en sus rodillas.

-Jamás pensé que diría esto pero...siento lástima por Malfoy.-dijo Ron levantándose-Yo me voy para dentro, aún no he preparado las maletas.

-Espera, te acompaño. Yo tampoco lo he preparado.-dijo Neville.

-Y yo me voy a la biblioteca, tengo que devolver unos libros.

-Yo me quedo.-dijo Catherine-Me apetece estar un rato más aquí.

-Y a mi.-añadió Nicole.

-¿Y tu Harry?.-le preguntó Ron antes de irse.

-Yo...también me quedo.-le contestó. No dijo nada más hasta que ellos se hubieran ido-¿Estáis seguras de que aceptará?.

-Hay que intentarlo.-dijo Nicole levantándose.

Los tres, sigilosamente, se acercaron a Malfoy. Harry no estaba seguro de que saliera bien, pero aún así, decidió ayudar a las dos chicas en su intento de hablar con él.

-Draco Malfoy.-le llamó Nicole suavemente. Malfoy se giró con desgana, si mirada era fría aunque tenía los ojos enrojecidos- Queremos hablar contigo.

-Yo no tengo nada de que hablar con vosotros.-respondió.

-Pues nosotros si.-le contestó Harry molesto porque no se molestara en escucharles.

-¿De qué?,¿queréis pedirme los detalles por lo de mi padre para restregármelo y reíros un rato?.

-No nos compares contigo Malfoy.-le replicó Catherine duramente.

-Supongo que ahora estarás contenta, tu papá hizo muy buen trabajo.-le respondió suspicazmente aunque en su voz se notaba cierto desdén de ira.

-Draco Malfoy, para ya y escúchanos.-le interrumpió Nicole enfadada-Deja de comportarte como un crío.

-Malfoy...-dijo Catherine antes de que volviera a responderles-...se perfectamente que no nos vas a creer pero, en el fondo, sentimos mucho lo que te ha ocurrido.

-¡Ja!.-dijo él irónicamente-¿Qué lo sentís?, estaréis la mar de alegres.

-Malfoy...te estás pasando...-le advirtió Harry quien estaba deseando darle una bofetada-Ya os dije que no valía la pena hablar con él.

-Harry...-le dijo Catherine con la intención de que se callase.

-Déjame hacerte una pregunta Malfoy, solo una...¿estás, en estos momentos, de parte de Voldemort?.

 

Malfoy no respondió, únicamente les observó desafiante como si estuviera sumido en una lucha interna.

-Porque...mira de lo que le ha servido a tu padre estar de su parte.-siguió hablando Nicole-No le ha favorecido en nada.

-¿Y qué queréis que haga?.-Malfoy se levantó y los miró fulminante-¿Qué me revele en contra de lo que quería mi padre?.

-Tu padre querría que tu siguieras sus pasos Malfoy...-le dijo Catherine con voz leve-...pero contéstame sinceramente,¿tú lo deseas?;¿deseas unirte con la persona que le llevó a la destrucción?.

 

Malfoy apretaba los puños nerviosamente mientras su cara se contorsionaba de rabia.

-Míranos Malfoy...todos nosotros tenemos algo en común: deseamos luchar contra Voldemort.-le dijo Harry aproximándose a él- Cada uno por su motivo: por destruir a nuestra familia, por intentar asesinarnos, por matar a quien nosotros queremos...

-Únete a nosotros Malfoy...-le dijo Catherine tendiéndole la mano-...si realmente querías tanto a tu padre, véngale.

-¿Queréis que me una a vosotros?.-exclamó estupefacto.

-Todos tenemos un mismo objetivo.-dijo Nicole.

-Nuestra meta es la misma.-dijo Harry casi desesperanzado.

Malfoy estuvo durante unos segundos en silencio, observando la firme mano de Catherine. Al final, sorprendiéndose incluso de si mismo, la estrechó.

-Pero eso si...-dijo soltándose bruscamente-...solo es una tregua temporal.

-Lo mismo digo.-le respondió Harry desafiante mientras Malfoy volvía la castillo.

-Parece ser que...no nos diferenciamos tanto al fin y al cabo.-susurró Catherine.

 

A Harry le costó muchísimo convencer a Ron y a Hermione de que Malfoy estaba realmente de su lado. Aunque al que más trabajo le costó fue a Neville, quien no podía imaginarse a Malfoy como compañero.

El viaje en tren se le hizo extremadamente corto(quizás, según él pensaba, porque había estado cogido de la mano de Ginny a escondidas durante todo el trayecto). Jugaron a una gran cantidad de juegos de cartas (donde Neville siempre acabó perdiendo) hasta que por la ventanilla se llegaba a distinguir la plataforma nueve y tres cuartos.

Pesadamente, bajó su baúl con muy pocas ganas de separarse de sus amigos. Miró a Ginny y ella lo miró a él.

-Adiós...Harry...-dijo tímidamente mientras un rubor rosado recorrían sus mejillas.

-Nos veremos...el próximo curso...-le dijo Harry mientras sentía deseos de no dejarla marchar.

Se quedaron mirándose durantes unos segundos antes de que Ron los sobresaltara.

-Adiós Harry...espero que vengas a mi casa más avanzado el verano.

-Adiós...hasta el próximo año.-le dijo Hermione dándole un beso en la mejilla.

-Hasta el año que viene.-les dijo mientras les veía marcharse.

-¡Harry!.-gritó una voz a su espalda. Se giró y vio que se trataba de Catherine que corría a toda velocidad hacia él-Menos mal...me había despedido de todos y creía que no podría hablar contigo.

-Pues aquí me tienes.-le dijo sonriente, se alegraba de verla-Dime...¿vas a seguir aquí, en Hogwarts?.

-Por supuesto.-le contestó sonriente-Recuerda que mi madre es una profesora.-entonces se calló durante unos escasos segundos y dijo-Harry, quería decirte que, bueno, que te cuidaras.

-Eso no hace falta que me lo digas.-le respondió con mofa-No soy un niño pequeño.

-Harry...piensa lo que quieras pero...deseo, te quedes con esto.-extendió su mano y le mostró su reluciente colgante-Es...como un recuerdo.

-Pero...no puedo aceptarlo.-replicó confuso-Ese collar era de tu madre.

-Pero mi madre ahora está conmigo.-ella cogió su mano y le entregó el collar-Ella me lo dio como un amuleto que me ha protegido durante todos estos años.-le miró fijamente a los ojos y le abrazó-Y yo ahora...deseo que lo tengas tu, para que te proteja.

-¿Porqué me lo das a mi?.-dijo desconcertado.

-Yo te quiero tanto a ti como a Neville...-Harry se sonrojó-...solo que...a cada uno de una forma distinta. Harry, de no ser por ti yo seguiría siendo la misma niña fría...Tu me has enseñado a abrir mi corazón y te doy las gracias por ello.

 

Harry le sonrió complacido y abrumado por los halagos de su amiga. Ella se separó, observándole con añoranza.

-Sabes a lo que nos vamos a enfrentar...¿cierto?.

-Si...pero no te preocupes, todo saldrá bien...Catherine.-ella le sonrió antes de marcharse y le dijo cuando se alejó unos pasos:

-Gracias por llamarme así...necesitaba oír ese nombre.

 

Harry la observó irse con rapidez hacia donde la estaba llamando la señorita Tarou quien estaba junto al profesor Lupin. Sonrió mientras la observaba salir del andén despidiéndole con la mano.

-"No te preocupes..."-pensó Harry para sí mientras contemplaba la sonrisa de su amiga-"...porque tu siempre serás Catherine para todos nosotros".