Autora
Diccionario
Libros
Peliculas
Entrevistas
Dibujante
Enlaces
Videojuegos
Juegos
Humor
Recomendados

El profeta
Quidditch
Lugares
Ministerio
Criaturas
Hechizos
Plantas
Lado Oscuro
Comidas
Objetos
Transportes  
Tipos de magos
Varitas

A puro fans
Compras
Foro
Fan Fics
Fan Arts
Señaladores
Downloads
Adopciones

Webmaster
Libro de Visitas
Colabora
Sobre la web
Staff
Mapa del Sitio
Afiliadas

                                    ESTO ES...¿AMOR?

Por un largo y solitario pasillo del colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, una niña, de unos once años, recorría ese laberinto de escaleras con la mirada desencajada por el miedo y la respiración agitada de tanto correr. Su pelo, de un rojo brillante, estaba revuelto a juego con el brillo frenético que desprendían sus brillantes ojos castaños.
-"¿Por qué?, ¿por qué?".-se preguntaba una y otra vez la pequeña Ginny Weasley- "¿Por qué justamente ha debido de encontrarlo Harry?".
Por fin, tras una larga y fatiga carrera, la muchacha llegó a su destino: la habitación de las chicas de primer curso que en aquellos momentos estaba completamente vacía.
Se detuvo allí, de pie, apoyada en la pared mientras jadeaba intentando recuperar el aliento. Después de unos minutos en espera, se giró y cerró la puerta mediante un conjuro. Seguidamente, sin pararse a pensarlo, corrió hacia su escritorio, cogió su pluma, la mojó en el tintero y comenzó a escribir en un pequeño cuaderno que había llevado entre sus manos todo aquel tiempo.
-"¿Tom?".-escribió ella sobre el papel antes de que este absorbiera toda la tinta. Al instante, en el libreto apareció una frase.
-"¿Eres tu Harry?".-respondió.
-"No, soy Ginny. Dime, ¿qué le has hecho a Harry?".
-"¿Ginny?, ¿al final has decidido volver a escribirme?".
Un escalofrío le recorrió la espalda en el mismo instante en el que leía aquella frase. Después de todo lo que había ocurrido los meses anteriores y las sospechas que tenía sobre aquel diario le estaban proporcionando un gran malestar, un mal presentimiento.
-"No...solo quiero saber que le has dicho".-escribió con la mano temblorosa mientras se tragaba sus enormes deseos de volver a cerrar el cuaderno.
-"¿A Harry?, solo le he contado lo que le interesaba".-ella tragó saliva mientras su cuerpo comenzaba a temblar-"Pero no te preocupes, no le he contado nada acerca de ti...y de tu famoso secreto".-ésta última frase le sonó con tal ironía que no pudo evitar enfurecerse.
-"¿Por qué debería creerte?".
-"¿Tienes otra opción?".
-"Si".-respondió sin pensar.
-"¿Cuál?, mi querida e inestimable compañera".
-"Te llevaré a Dumbledore..."-escribió con tanta inseguridad que el pulso le temblaba violentamente- "...y verá quien es el culpable de todos los ataques".
-"No creo que lo hagas...por dos sencillas razones".-Ginny sintió como el miedo penetraba en su cuerpo, todo aquello le daba muy mala espina- "Primero: tendrías que aceptar que fuiste TU la que ha provocado todo los ataques...y segundo: yo no voy a permitir que realices semejante acto".
Ella gritó cuando el diario se sacudió con violencia y cayó al suelo. De las paginas en blanco comenzó a brotar una columna de humo, como si dicho objeto hubiera empezado a arder. Entonces, el humo comenzó a tomar forma; poco a poco se fue transfigurando hasta dar lugar a un chico, de unos 16 años, con el pelo negro azabache y los ojos de un rojo intenso que la miraban con malicia.
-Por fin nos vemos...Ginny.-dijo el con una fría y distante voz.
-To-Tom...-fue la única palabra que consiguió salir de la seca garganta de la joven.
Se levantó y se dirigió directamente hacia la puerta, ya no aguantaba más esa situación. Tenía que huir, quería huir, ya no le importaba reconocer todo lo que había pasado; pero Tom no la iba a dejar marchar. Con una sorprendente rapidez, se abalanzó sobre ella antes de que llegara a la puerta asiéndola por los brazos impidiéndola escapar.
-¡¡¡Socorro, que alguien me ayude!!!.-chilló desesperadamente con la leve esperanza de que alguien la escuchase y acudiera en su ayuda.
Pataleó, gritó, intentó propinarle un puntapié en la espinilla para que la soltase, pero Tom no desistía; el era más mayor y mucho más fuerte por lo que no tenía ninguna oportunidad contra él. La tiró al suelo con rudeza para que dejara de gritar y la sujetó por las muñecas mientras se colocaba entre sus piernas inmovilizándola.
-¡No, no, déjame!.-chillaba histérica intentando por todos los medios separarse de su agresor sin ningún éxito.
-Nadie te va a oír por mucho que grites.-le dijo fríamente con una sonrisa de satisfacción dibujado en su rostro- Has escogido un mal momento para escribirme: justo cuando todo el colegio está cenando en el Gran Comedor.
Ginny volvió a forcejear intentando desprenderse de él, pero lo único que consiguió fue que le apretara las muñecas con mucha más fuerza. Se rindió, ya no podía seguir luchando, todo su ímpetu se había desvanecido. La persona a la que más había querido, en la que había confiado ciegamente, a la que le había abierto su corazón, a la que quizás...solo por unos días...había llegado amar...estaba ahora en contra suya demostrándole con una malévola sonrisa y con una hipócrita mirada lo estúpida que había sido al caer en su sucio juego.
La presión, la tristeza...todos aquellos oscuros sentimientos que había acumulado durante tanto tiempo estaban comenzando a ser más fuerte que ella. Sintió como le escocían los ojos, cómo le ardía la garganta y no pudo evitar que unas cristalinas lágrimas rodaran por su sonrosado e infantil rostro.
-¿Por qué lloras?.-preguntó con una dolorosa indiferencia- ¿Tanto daño te he hecho en las muñecas como para que llores?.
Sintió como si esas palabras le estuvieran atravesando el alma al igual que mil puñales que se le hundieran poco a poco en su frágil cuerpo.
-¿Por qué Tom?.-dijo entre sollozos- ¿Por qué?.
-¿Qué querías que hiciera?.-respondió con ironía- Decirte: "Hola, soy Tom Riddle, ¿me ayudarías a abrir la cámara de los secretos?".-realmente, se sentía poderoso ante poder llevar las riendas de una situación tan delicada como aquella.
-Me mentiste...no me entendías...de verdad...-dijo en un susurro con el alma partida en mil pedazos.
-No del todo...-dijo él acercando su cara a la de ella sonrojándola- ...en el fondo te comprendía por que yo me sentía igual que tu...-repentinamente se percató de lo que acababa de decir y agitó la cabeza de un lado para otro.¿En qué estaba pensando?, ¿por qué le había dicho aquello?. Fijó su mirada en la de ella y le susurró- Duerme...
Ginny sintió como Tom iba absorbiendo las pocas fuerzas que le quedaban. Ya no forcejeaba, no le quedaba la suficiente energía para seguir, todo se había acabado, ya no lo soportaba más. Pero, a pesar de todo el dolor que él le estaba proporcionando, sentía que debía confesárselo aunque ya no valiera la pena. Sentía que debía hacerlo porque ya no volvería a tener oportunidad para decírselo porque lo más probable era que no volviera a despertar de aquel sueño.
-Yo...-susurró casi dormida-...t-te...que...ría...
Él se sobresaltó al oír aquellas últimas palabras antes de que ella cayera en un profundo sueño. Sintió como el corazón se le aceleraba mientras aquella frase resonaba en el interior de su cabeza como si de un eco se tratase. Jamás nadie le había dicho que le quería, nadie le había demostrado afecto alguno, nadie...le había dicho una cosa así.
La observó, dormida, con sus infantiles ojos cerrados y su boca entreabierta mientras respiraba. Sus graciosas pecas resaltaban en su pálido rostro empapado por sus amargas lágrimas. No pudo evitar tumbarse sobre su atrayente y frágil cuerpo mientras, en contra de todo lo que hubiera esperado, unió sus labios con los de ella. Eran cálidos, suaves, dulces...jamás había besado a nadie y aquel instante le supo tan bien, encontrando en su boca un calor, un sentimiento que nunca logró percibir en las palabras o en los gestos de otras personas.
En el instante en que separó su boca de la de ella, se dio cuenta de lo que acababa de hacer y se apartó de su cuerpo con rapidez. ¿Qué es lo que había echo?, ¿por qué?, ¿cuál es la razón por la que le ha impresionado tanto la declaración de esa niña?.
-"Yo...t-te...que...ría..."
Esa frase hizo que un rubor rosado recorriera sus mejillas de su pálido rostro el cual, siempre expresando frialdad e indiferencia, ahora mostraba inseguridad y sorpresa ante aquel echo. ¿Realmente no le importaba aquella chica?, ¿en serio que únicamente la utilizó para conseguir abrir la cámara de los secretos?.
Extendió su mano y acarició la húmeda y rosada mejilla de Ginny, seguidamente sus párpados, su pequeña nariz, sus labios...entonces recordó que debía llevársela a la cámara, debía hablar con la serpiente antes de que anduviera a sus anchas por el castillo y no debía de dejarla ahí tirada en mitad de la habitación.
La cogió entre sus fuertes brazos y salió sigilosamente de la habitación, sin realizar el más mínimo ruido, dirigiéndose hacia el baño de las chicas consumido en sus más profundos pensamientos sintiendo esa punzada, esa sensación de inseguridad que le comenzaba a inundar mientras se repetía una y otra vez durante todo el trayecto.
-"¿Será esto..."-pensó para si-"...lo que la gente llama...amor?".

                                                      FIN