Autora
Diccionario
Libros
Peliculas
Entrevistas
Dibujante
Enlaces
Videojuegos
Juegos
Humor
Recomendados

El profeta
Quidditch
Lugares
Ministerio
Criaturas
Hechizos
Plantas
Lado Oscuro
Comidas
Objetos
Transportes  
Tipos de magos
Varitas

A puro fans
Compras
Foro
Fan Fics
Fan Arts
Señaladores
Downloads
Adopciones

Webmaster
Libro de Visitas
Colabora
Sobre la web
Staff
Mapa del Sitio
Afiliadas

 

 

CAPITULO VI: DOS CASAS DISTINTAS, DOS VIDAS DIFERENTES.

Sirius y Harry llegaron a la casa de los Dursley, por medio de un traslador. Llegaron directamente al dormitorio donde Harry no iba a dormir nunca más. Todo estaba exactamente igual como lo dejo. –Vamos Harry, antes de agarrar nada vamos abajo con tus tíos.- Harry y Sirius bajaron las escaleras y se dirigieron hacia la sala, donde estaban Tía Petunia, el tío Vernon, Dudley y por desgracia la Tía Marge que se quedaron petrificados cuando vieron a Harry y Sirius entrando a la sala.

-Tu!!!!!! Anormal!! Que haces aquí?- grito Tío Vernon

-Hola, vengo a despedirme, me iré a vivir con mi Padrino.- dijo Harry

-Tu! Eres el asesino!- dijo Marge

-Bueno Marge, salió en el noticiero que era totalmente inocente, pero de ninguna manera te vas a llevar al mocoso este, el se queda-dijo Vernon

Harry noto raro eso, si tanto lo odiaban porque insistirían en que el se quedase?, pensó y llegó a la conclusión que los Dursley no querían que Harry tuviera una vida feliz y harían cualquier cosa por hacerle la vida de cuadritos. Sirius rió y dijo.

-Lo siento, me lo tengo que llevar saben? Tengo aquí..- abrió un pergamino viejo.-El permiso de adopción, firmado por algunos miembros del ministerio de magia, personas, y los papeles en el cual Lili y James Potter me nombran su tutor. Me van a tener que disculpar, pero a partir de ahora Harry será como mi hijo, a lo mejor no de mi misma sangre, pero recibirá todo el cariño que se merece.- paso su brazo al lado de Harry agarrándole su hombro, mientras con la otra mano le daba a los señores Dursley la adopción. El corazón de Harry palpito a mil por hora, empezó a sacar lagrimas de ilusión y de felicidad y no dejaba de sonreír mirando a Sirius, que este lo sonreía con intensa felicidad a Harry, -Pero cuando hiciste eso? Como? Porque?- dijo Harry. Y Sirius le dijo sonriendole -Bueno Harry, cuando estuve fuera de Hogwarts hice todos esos tramites, compre nuestra casa y algunas cosas, te prometí que cuando quedara libre te irías a vivir con migo.- Cuando termino Sirius, Vernon se paro y le tiro la adopción, Harry la recogió y la tía Petunia le dijo: -Lárgate! Vete con ese anormal, mocoso desgraciado vete!"- Sirius saco la varita apuntando hacia tía petunia, mientras los Dursley quedaron paralizados: -A partir de ahora, no van a volver a insultar a Harry, se los prohíbo, les quedó claro?- dijo Sirius con furia mientras tía Marge gritaba como loca. Harry dijo: -Bueno Sirius, terminemos, vallamos por nuestra cosas, tenemos mucho que hacer.- Se dieron la media vuelta y subieron. Los Dursley seguían sentados en el sofá aterrorizados. Sirius entro al dormitorio de Harry juntó con el, cuando este le dijo:

-Muchas gracias Sirius, no se como te voy a pagar todo lo que has hecho por mi, en serio me hiciste muy feliz con esta noticia..- Dijo Harry como con un nudo en la garganta mientras Sirius le ayudaba con algunas cosas de su cuarto, Ropa, Libros viejos y fotos. Bajaron con el baúl que tría desde Hogwarts y varias cosas de su cuarto cuando Tío Vernon apareció dándole a Sirius una carpeta. –Que es esto?- pregunto Sirius. –Son todas las actas de nacimiento, fotos, registros de Harry- Sirius se quedo con cara de que no comprendía:

-¿Acta? Que es eso?- Harry dijo: -Bueno, algo muggle que les dan a los niños nacidos para identificarlos.- Sonrió entre risas –Ah.. ya veo-.

Entonces Tío Vernon dijo gritando: -No se van a largar? Si se van a ir váyanse de una vez!- Sirius agarro la constancia de adopción y la abrió sacando su pluma diciéndole: -hágame el favor de firmar aquí.-

-Para que tengo que firmar? Es alguna brujería?-

-No, quiero que le quede claro que a partir de ahora Harry será como mi hijo.-

Tio Vernon prefirió sacar su pluma que tenía en su bolsillo y firmo. Harry y Sirius se pusieron en medio de la sala, los dos juntos agarraron el sobrero que era un traslador, el mismo que avían agarrado aquella noche cuando Harry se fue de su casa, desaparecieron.

Harry y Sirius llegaron a un enorme jardín muy verde y hermoso, frente a ellos avía una cada de dos pisos, de madera, de fuera se veía algo grande, pero era muy bonita. Sirius suspiro y dijo: -Bienvenido a casa Harry, soltó el sombrero y lo dejo caer al suelo, ambos salieron corriendo con todas las cosas que traía Harry de Hogwarts y de su casa y entraron.

La casa era muy amplia, Sirius le mostró toda la casa, los baños, los cuartos, la cocina, la sala, el sótano, el patio y entre otras cosas. Lo que mas le impresionaba a Harry era el patio que estaba detrás de la casa. Este era muy grande con el césped fresco y muy bello. Lo primero que hicieron fueron a dejar las cosas, Sirius llevó a Harry a su nuevo dormitorio. Este, a comparación del que le avían dado los Dursley, era muy ancho, tenía dos camas, un escritorio donde enfrente tenía una ventada que daba hacía la calle, también tenía un armario, una mesita de noche y lo que mas le gustó a Harry era la bandera de su equipo de Quidditch favorito, también tenía la de su equipo de Gryffindor. En su escritorio vio que tenía el libro "El Quidditch a través del tiempo", se fijó en otro que decía "animales fantásticos y donde encontrarlos" entre otros libros. –Gracias por todo esto, es genial!- Dijo Harry entusiasmado. –Te gusta? Me alegra, ven, te enseñare mi cuarto- Harry dejó todas sus cosas y fue con Sirius. Después de haberle mostrado toda la casa, se sentaron a comer, pues no lo avían hecho.

CAPITULO VII: EL ATAQUE A AZKABAN

Mientras tanto, a miles de kilómetros de la nueva casa de Harry, la prisión de Azkaban sufría una tormenta terrible. Lord Voldemort avía ido a Azkaban a reunirse con los mortifagos mientras que sus vasallos o mortifagos se encargaban de liberar a algunos presos. Voldemort negoció con los mortifagos e hizo que se unieran a el. Ellos no dudaron dos segundos, realmente era terrible lo que estaba haciendo Voldemort, los mortifagos rescataron y sacaron a Peter Pettegrew y a varios de sus cómplices. Antes de irse, Voldemort hizo muchísimos honores a los que fallecieron en Azkaban por el. El juro por su vida que iba a destruir a los de sangre impura, que los iba a matar uno por uno hasta que existiera solo una sola raza. Juro por su existencia que mataría al que "provoco su caída" Harry Potter y sus amigos, también eliminaría a Sirius Black, a Severus Snape que se avía ido de su lado, a Dumbledore, por supuesto que Remus Lupin y entre otros, lo primero que quería era deshacerse de ellos, Voldemort se avía enterado de la orden del fénix:

-Lo que ellos no saben es de mi espía secreto que se encuentra en Hogwarts- dijo empezando a sacar una sonrisa malévola y sus ojos le brillaban. –Amo, señor.. pero, no cree usted que .. que pues ellos lo descubran..-dijo tartamudeando Peter mientras Voldemort dejo la sonrisa malévola que tenía su cara. –No colagusano, esta vez no me fallaran mis planes, ahora, que los dementores se han unido a mi, seré invencible Colagusano, ni el mismo Dumbledore podrá con nosotros!- Dijo Voldemort –Ahora, tenemos que ir al ministerio, hay asuntos que arreglar con ciertas personas pero antes..- Voldemort se acercó a Colagusano y le susurro algo en el oido, este tembló de miedo pero no le quedo de otra mas que quedarse.

 

-¡Ahora Queridos Motifagos, ahora que los dementores estarán de nuestro lado, destruiremos a los sangre sucia! Pero antes! Tienen que hacerme varios favores, Lucius! Ven para acá amigo mío, tengo que hablar con tigo sobre unos asuntos.-

Una mañana, Harry se despertó y bajo las escaleras, vio algunos regalos, entre ellos algunos que Harry le avía dejado a Sirius, le avía comprado cosas en Hogsmade durante la ultima visita y entre otras cosas. Harry subió las escaleras y despertó a Sirius, el bajo con el.

-Feliz navidad Sirius!-dijo sonriendo Harry. -Feliz navidad Harry, que es esto? Es para mi?

-Si Sirius, espero que te guste- Dirigió una mirada hacia el. -Bueno! Abre los tuyos no?- dijo Sirius con una sonrisa Entre los dos abrieron algunos regalos, faltaba poco para que entraran a clases, Harry estaba nervioso porque entrando tenía partido contra los de Ravenclaw y no avía entrenado lo suficiente. Entraron varias lechuzas esa misma mañana, traian algunos paquetes, algunos para Sirius y algunos para Harry. Una de las lechuzas que avía mandado para Harry, traía un recorte del profeta, y una carta, Harry abrió primero la carta:

Querido Harry

Espero estés pasando unas muy buenas vacaciones al lado de Sirius, me alegra que ahora puedas vivir con el, la verdad es que los Dursley no te merecían Harry. También te mando un recorte del Profeta que salió esta mañana, Bueno nos veremos pronto, Saludos a Sirius y Feliz Navidad! Besos. Hermione.

Harry vió el recorte del profeta y decía:

"El señor tenebroso ataca Azkaban, Dementores se unen a el."

"...El señor Tenebroso a llegado, está confirmado, aun se desconoce como, la noche de ayer, Azkaban fue atacado por los mortifagos, junto con el-que-no-debe-ser-nombrado, al parecer, el señor Tenebroso vas tras Harry Potter, después de la amenaza que escribió en una de las ventanas de Flourish y Blotts:

"Huyendo eh Potter? Tal vez hoy tampoco pude atraparte, pero te aseguro que la próxima vez no escaparas. Tu y tu estúpido padrino morirán por todo lo que han hecho. Voldemort."

Al parecer El señor Tenebroso está cerca de Hogwarts, ¿Este será el fin? Nos han confirmado que el señor Harry Potter ahora no esta en Hogwarts, pero tampoco sabemos donde se encuentra, en que parte del pais, prometemos mantenerlos informados del asunto."

Harry al leer esto se quedo blanco, no sabía que hacer, si correr, esconderse o enfrentarse al señor tenebroso. Sirius en cambio no dejaba de ver a Harry. ¿El profeta tendría razón? ¿y si Voldemort se enterara donde ahora es su nueva casa? Llego el día en que tenía que entrar a clases, estaba preocupado por su partido contra Ravenclaw, Sirius y el se fueron a Hogwarts atraves de los polvos flu, aparecieron en el despacho de Lupin, el cual estaba leyendo un ejemplar de corazón de bruja.

-Lupin?????- dijo Sirius apunto de reirse.-Leyendo Corazo..-en eso lo interrumpió Lupin diciéndole: -No..Sirius! no es lo que piensas, lo que pasa es que una alumna lo olvido en el ..de que se rien?!- Harry y Sirius Reían como nunca.

 

CONTINUARA...

 

PD: Este no es el final de Harry Potter y la orden del Fénix, simplemente lo que pasa es que aun no eh terminado, espero y les halla gustado y gracias por leerlo, pronto tendrán la continuación ok? Jeje

 

Si quieren darme ideas u opiniones escríbanme a lunatica_02@hotmail.com

Prometo contestar. Gracias