Autora
Diccionario
Libros
Peliculas
Entrevistas
Dibujante
Enlaces
Videojuegos
Juegos
Humor
Recomendados

El profeta
Quidditch
Lugares
Ministerio
Criaturas
Hechizos
Plantas
Lado Oscuro
Comidas
Objetos
Transportes  
Tipos de magos
Varitas

A puro fans
Compras
Foro
Fan Fics
Fan Arts
Señaladores
Downloads
Adopciones

Webmaster
Libro de Visitas
Colabora
Sobre la web
Staff
Mapa del Sitio
Afiliadas

Capitulo 1

Sueños desagradables


Aquella madrugada de verano llovia ligeramente en Privet Drive. No era lo
que se dice una tormenta, pero si caian rayos continuamente.
A Harry no le molestaba para nada aquella llovia, mas bien le distraia ver
las gotas de lluvia deslizarce suavemente en los vidrios de su ventana.
No queria volver a dormirse, no queria volver a tener aquella espeluznante
pesadilla que lo habia despertado sobresaltado y que lo venia acosando hacia
casi un mes, desde que llegara del Colegio Hogwarts de Magia y Hechiceria.
Era siempre la misma cosa: Harry estaba en medio del lago del colegio
flotando en un tronco y se sentia muy cansado como para nadar. El colegio
ardia en llamas color rojo, asi como parte del bosque prohibido, mientras
una risa fria y aguda llenaba el horrible ambiente; Harry no tenia mas
remedio que estar alli estancado viendo como su amado colegio se quemaba con
todos sus amigos y profesores dentro. Cuando solo quedaban brasas del
edificio, la mas terrorifica de las voces decia: “por fin, eres el ultimo,
Potter. Te vere en el infierno”. Luego habia un resplandor verde y el resto
era oscuridad.
El de la risa fria era sin duda Voldemort, el mago mas tenebroso de la
ultima epoca y el asesino de los papas de Harry; a su lado estaba
Colagusano, aquel que traiciono a los padres de Harry y los entrego a
Voldemort para que los matara, aquel que sin compacion asesino a Cedrig
Diggory.
Al pensar en el, los ojos de Harry se llenaron de lagrmas, cosa que sucedia
con mucha frecuencia desde que llegara del colegio, pero las contuvo
apretando fuertemente los ojos. Penso que llorando como una niña o
sintiéndose culpable no lo iba a regresar a la vida.
Saco la cabeza por la ventana contemplando el tejado de la casa de enfrente.
Un leve resplandor indicaba que el amanecer se aproximaba. Durante una hora
mas o menos, penso en todas las cosas que le habian pasado el curso
anterior. Penso en los dos Barty Crouch, en el retorno de Voldemort y la
repulsiva forma en que lo hizo; penso en las tres pruebas que tuvo que
afrontar, en su absurda discusión con Ron, en la ayuda de Hermione, en los
estudiantes extranjeros, en los elfos, en el baile, en Cho...
Cho... que raro, no le dio su acostumbrada sensacion de dragones volando en
el estomago cuando penso en ella, tal vez ya se dio cuenta de que no
lograria absolutamente nada con ella despues de lo Cedric, aunque... quien
sabe, tal vez con un poco de suerte...
Un fuerte ronquido proveniente del cuarto de sus tios lo distrjo de sus
confusos pensamientos.
Aquellos ronquidos... ya los odiaba con toda su alma. Lo que mas deseaba en
esos moments de angustia era estar en la casa de Ron con su familia, pero el
director Dumbledore le habia dicho que no podia por el momento. Harry le
escribio una carta hace unos dias preguntandole cuando seria conveniente,
pero Dumbledore se limito a decirle que no se preocupara, que Voldemort
estaba inactivo, pero que sus mortifragos no por lo tanto tenia que quearse
en su casa por que lo Weasley estaban muy ocupados, que ya se enteraria por
que, y que si Sirius no le escribia era porque estabaen la casa de Lupin,
quien estaba muy ocupado
Harry tambien le habia escrito a su padrino Sirius para contarle sobre sus
pesadillas. Este le dio la receta adecuada para que desaparecieran: no
pensar en ella. Tambien le dijo que por sobre todas las cosas le haga caso a
Dumbledore, que informara cualquier cosa rara. Que estaba en casa del
profesor Lupin y que le enviaba a Harry sus recuerdos.
Ahora Harry se decia que lo unico que queria era llevar una vida lo mas
normal dentro de lo que cabia.
Ron y Hermione no le habian escrito y no sabia nada de ellos, asi que
decidio escribirles. Pero primero... a desayunar. No comia desde el dia
anterior al medio dia, pues estaba ocupadisimo haciendo los deberes. Nunca
antes le habia mandado tantos y lo mantenia ocupado todo el dia. Al menos
tenia otra cosa en que pensar aparte de Voldemort.
Se vistio con sus ropas viejas de siempre y bajo adesayunar.